Thursday, March 19, 2009

Drexler, simplemente chapeau!!!!

Milonga Del Moro Judío
Por cada muro un lamento
En Jerusalén la dorada
Y mil vidas malgastadas
Por cada mandamiento.
Yo soy polvo de tu viento
Y aunque sangro de tu herida,
Y cada piedra querida
Guarda mi amor más profundo,
No hay una piedra en el mundo
Que valga lo que una vida.

Estribillo
Yo soy un moro judío
Que vive con los cristianos,
No sé qué Dios es el mío
Ni cuáles son mis hermanos (bis).

No hay muerto que no me duela,
No hay un bando ganador,
No hay nada más que dolor
Y otra vida que se vuela.
La guerra es muy mala escuela
No importa el disfraz que viste,
Perdonen que no me aliste
Bajo ninguna bandera,
Vale más cualquier quimera
Que un trozo de tela triste.

Estribillo

Y a nadie le di permiso
Para matar en mi nombre,
Un hombre no es más que un hombre
Y si hay Dios, así lo quiso.
El mismo suelo que piso
Seguirá, yo me habré ido;
Rumbo también del olvido
No hay doctrina que no vaya,
Y no hay pueblo que no se haya
Creído el pueblo elegido.

Estribillo

Drexler, artista sabio - sabio artista

Cada uno da lo que recibe
Y luego recibe lo que da,
Nada es más simple,
No hay otra norma:
Nada se pierde,
Todo se transforma.

Wednesday, March 18, 2009

Hace un año exactamente...

Hace un año exactamente que tu vida se apagó. Creo (espero, anhelo) que tu alma esté en algún maravilloso lugar, donde puedas disfrutar de lo que todos desearíamos fuera el prometido Edén...
Pero, como siempre, nada sé de tí... No pretendo saber más... No espero respuesta... Si ves a mi madre, por favor, dile que nunca la he olvidado... Si te sirve, a pesar de todo, vuelves a menudo a mi recuerdo... Estás más presente de lo previsto... Me sorprendo a mí mismo diciendote te quiero...

Sinsentido - Nonsense

Estoy aquí... Pudiendo haber estado allí... Si, ¡pero estoy aquí!
A decir verdad, ni estoy aquí, ni allí. Decía la canción de Alberto Cortez: no soy de aquí, ni soy de allá, no tengo edad, ni porvenir.... Y ser feliz es mi color de identidad...
No pares jamás... debí decir alguna vez a un alma inquieta, expectante, afilada y, al mismo tiempo, sutil y candorosa... No pares jamás...
Decía una canción cantada por María Dolores Pradera: adiós es separarse, es no mirarse nunca... nunca, soledad...
Yo canto y digo, digo y canto, estoy e intento ser, y no soy ni estoy... Ni aquí ni allá...
Escribo y me libero... Sé que alguien me leerá... Y sin embargo, desde hace tiempo, ni soy ni estoy... Y la vida pasa, los momentos fluyen... Y el tiempo, implacable, cierra etapas...
Algunas con cicatriz. Otras con buen sabor de boca (y de alma)... Otras sólo se cierran... ¿para abrirse quizás de nuevo algún día?
Nada es como fue, ni será como es...
Desearía también cruzarme en los caminos de quienes quieren estar a mi lado... Pero, a veces, ni yo mismo quiero estar conmigo.
No debo yo tampoco parar jamás...