Wednesday, December 22, 2010

Tic, tac, tic, tac...

Nuevamente caigo en la cuenta de tu eterno ronroneo...
Reloj vital que siempre me acompaña, y al que tantas veces ignoro...
Miro en perspectiva hacia atrás, mejor dicho, en retrospectiva y veo luces y sombras...
Algunas tan grandes (las últimas) que parecieran eclipsar a las otras...
Sin embargo, una vez más, constato que es sólo un problema de perspectiva... Si ves las sombras en medio de la noche, te envuelven... Si las ves a plena luz del día, son sólo alfombras a tus pies...

Monday, October 11, 2010

Berlin

La noche aquí ya requiere abrigo y bufanda.
Como en otras ciudades europeas, la iluminación de las calles a estas horas recuerda más a los farolillos de gas de otras épocas que a las potentes lámparas eléctricas que son... Camino a lo largo de la impresionante avenida Unter den Linden. Las ciudades que han sido capitales imperiales ejercen sobre mí una impresión particular: al tiempo que me hacen sentir pequeño, minúsculo, insignificante, insuflan en mi interior una sensación de grandeza, plenitud, dominio sobre el universo. Quizás siempre fue la intención de los arquitectos que así las diseñaron. Nunca nadie me lo dijo, pero es así como me siento...
Dirijo mi paso firme hacia Brandenburger Tor. Súbitamente, percibo los taconazos de las negras y lustrosas botas que otrora recorrieron en multitud la avenida... Cuando von Bismark convierte la ciudad en capital del Imperio Alemán (1871), cuando antes, durante, entre y tras las dos grandes guerras, la ultrajaron ignominiosamente...
Llego a la Plaza de París y ahí está, imponente. Cuando la cruzo bajo uno de sus impresionantes arcos, percibo los latidos de tantos y tantas que haciendo lo mismo no consiguieron llegar al otro lado... Vienen a mi mente Renate Zoellner (q.e.p.d.), profesora y compañera, y Margarethe...
Sus familias, sus vidas, sus silencios y sus victorias...
Caigo en la cuenta de que la vida se vive, como se puede, en las circunstancias que nos toca vivir a cada cual... Caigo en la cuenta de lo desagradecido, inconsciente, insensato, ciego que a veces se puede llegar a ser... Caigo en la cuenta de la grandeza de las pequeñas cosas...

Wednesday, February 24, 2010

Invictus - William Ernest Henley

Out of the night that covers me
Black as the Pit from pole to pole
I thank whatever gods may be
For my unconquerable soul.

In the fell clutch of circumstance
I have not winced nor cried aloud.
Under the bludgeonings of chance
My head is bloody, but unbowed.

Beyond this place of wrath and tears
Looms but the Horror of the shade,
And yet the menace of the years
Finds, and shall find, me unafraid.

It matters not how strait the gate,
How charged with punishments the scroll,
I am the master of my fate:
I am the captain of my soul.

Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que pudieran existir
por mi alma inconquistable (Invencible)

En las azarosas garras de las circunstancias
nunca me he lamentado ni he pestañeado.
Sometido a los golpes del destino
Mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.

Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
donde yace el Horror de la Sombra,
la amenaza de los años me encuentra,
y me encontrará, sin miedo.

No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
Soy el amo de mi destino
Soy el capitán de mi alma.

Thursday, February 18, 2010

De un viajero... Regalo de una amiga, hecho por su amor...

DE UN VIAJERO

Quise llegar a donde no se llega.

Si el viaje duró lo que la vida misma,

sólo la obstinación fue la culpable.

Nada hice que no fuera necesario.

Un camino llevaba a otro camino,

una playa a otra playa abandonada.

Por donde pasé nada conservo

como no sea este dolor en los huesos

cuando la lluvia arrasa.

Pero cogeré el próximo barco.

Aun sabiéndolo inútil,

viviré de intentarlo.

Julio RIVERA

Friday, January 22, 2010

Si una palabra mía bastara para sanarte...

No puedo no publicar lo que viene a continuación...
No es mío, tiene dueña de fina pluma, pero lo hago tal por ser lo que expresa fielmente lo que siento por aquellos a quienes quiero...
Lo comparto sin permiso de su dueña que lo hizo mío al regalármelo...
Lo comparto porque, además de bello, pueda ser bálsamo para otros, como lo es para mí...

"Hoy escribo para ti...

Quisiera arroparte con mi palabra. Desplazarte del lugar en el que estás, como si en un click y arrastro pudiera sacarte de allí, borrar todos los detalles del escenario que te rodea y cambiarlo por un campo de flores, una duna, una cascada o un vergel ...

Te rememoro para así sustituir tu dolor, doblegarlo bajo mi pie, aplastarlo como a incómodo insecto, hacerlo desaparecer. Ojalá pudiera.

Inquieta ante tu ausencia, incómoda, te envío alas, puentes de plata para escapar del enemigo, el que te embiste y te abate, el que no te da tregua, el que quiere secarte. Pero no sabe que tu almacén de vida es inmenso, que te alimentas de mareas y de soles, que sabes precipitarte por las laderas sin desollarte las piernas, que te impulsas cuando caes, que estás acostumbrado a vencer tormentas, a lidiar batallas con dragones de carne y hueso de los que apuntan al corazón, a sobrepasar los límites de la ira, a buscar la belleza tras la nube gris.

Y si tuviera don de lenguas buscaría las letras donde se acumula la fuerza con que la naturaleza sobrepasa cada primavera la estación anterior, la energía que hace brillar a las estrellas más allá del sol, el rincón donde los niños fabrican sus sonrisas y con ellas compondría algo para ti, una salmodia que te acunara con acompañamiento de guitarra, un lied prosaico o una morna...

Si una palabra mía bastara para sanarte..." (Hierba oliendo a carne, 22/01/10)

Sunday, January 10, 2010

Un año que comienza...

Accidentado, pero ya ha nacido.
Hace frío, mucho frío, fuera... Nieve, temperaturas bajo cero, ola de frío polar...
En el hospital estaba Sergio, mexicano... Compartimos habitación. Nos hicimos amigos... Un hombre que se lo ha jugado todo por seguir con vida... Toda una lección de amor a la vida y de arrojo por mantenerla... ¡Y cómo quiere a su familia!
En el hospital estaban cuidándonos Marisol, Iñaki, Carmen, Pedro, Jon Ander, Loli, Bárbara... y tantos y tantas a quienes ni siquiera pude preguntar sus nombres... A esta gente maravillosa: ¡Gracias!
Allí hacía calor. Calor que entraba muy dentro... Y no hablo de calefacción... Se estaba bien y hasta me dio pena marcharme...
Ya estoy en casa... Frío, mucho frío... Nieve, temperaturas bajo cero, ola de frío polar...
¡Feliz 2010!