Friday, February 16, 2018

Civismo: educación y emociones

[He publicado esta entrada en el Blog de Inteligencia Emocional de Eitb el 16.02.2018]

Según la segunda acepción que da el Diccionario de la lengua española, civismo  (Del fr. civisme, y este del lat. civis 'ciudadano' y el fr. -isme '-ismo') es el comportamiento respetuoso del ciudadano con las normas de convivencia pública. En esta definición encontramos los dos elementos que acompañan al concepto y encabezan estas líneas. Un comportamiento respetuoso implica una actitud, una emoción, y las normas de convivencia pública presuponen un conocimiento de las mismas, por tanto, una formación -educación- que contribuya a que la ciudadanía primero conozca y luego sepa qué y cómo se puede, o debe, hacer y qué no.


Imagen publicada por José Campanario Alvarez, 21/02/2016 en Los tributos del progreso

No ha mucho tiempo, estos diecinueve puntos, y bastantes más, eran reglas que se aprendían en casa, en familia, y se reforzaban insistentemente en los centros educativos. Nadie nace aprendido. Un fotógrafo, una bailarina, un enfermero, una ejecutiva, un carpintero, una escritora profesionales pasan muchas horas aprendiendo y practicando para poder cumplir satisfactoriamente con su quehacer. Educar las emociones supone también un proceso de aprendizaje y práctica. Y todo aprendizaje y práctica suponen una metodología y un esfuerzo. Emocionarse con la buena educación no es algo que surja espontáneamente en el ser humano. Las reglas básicas de convivencia (=civismo) son el compendio de lo que siempre se ha conocido como buena educación.

La sociedad moderna y contemporánea, la de las declaraciones de derechos universales, adolece de dos graves carencias: ausencia de límites y falta de coherencia. Mis derechos terminan –exactamente- donde comienzan los de los demás. Derechos: ¡sí! Obligaciones: ¡también! Esto no quiere decir que los derechos, stricto sensu, terminen. Pero además de los míos, no debo olvidar que quienes y todo lo que me rodean tienen también los suyos.

Las declaraciones tienen que ser cumplidas.
“Otro mundo es necesario, no sólo posible (…). Y es necesario porque el que tenemos no está a la altura de lo que los seres humanos merecen; no está a la altura de las grandes declaraciones que hemos hecho (Declaración Universal de los Derechos Humanos, Objetivos del Milenio, Objetivos del Desarrollo sostenible, etc.)… tenemos que proteger y respetar los derechos de todos sin exclusiones.
El lenguaje nos compromete (‘le tomo a usted la palabra’)… cuando decimos “Declaramos”, es más que soñar o una utopía, supone un compromiso. Y nuestras realizaciones están muy por debajo de nuestras declaraciones…” (Arantza Echaniz Barrondosobre la ponencia de Adela Cortina Nuevo Modelo Social: ¿razones para la esperanza?)



La mala educación evidencia una profunda falta de civismo, por tanto, un profundo desconocimiento y uso de las reglas básicas de convivencia con uno mismo, con los demás y con su entorno.

Sin entrar en la manida discusión respecto de las reformas educativas en el Estado Español y el consabido tira y afloja respecto de la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos (presente en el último ciclo de la Educación Primaria y en toda la Secundaria en el período 2006 – 2016), se aprecia el carácter optativo, por tanto no troncal, que en la formación preuniversitaria estatal actual (regida por la LOMCE - Ley orgánica para la mejora de la calidad educativa) tienen los valores sociales y cívicos ( El currículo en Primaria, ESO y Bachillerato).

Luís María Cifuentes, en su artículo Fundamentos filosóficos de la educación cívica intercultural, cuya lectura recomiendo, introduce una breve historia del concepto de virtud cívica y sus derivadas virtud individual y virtud cívica; reseña cómo la idea de las virtudes cívicas ha estado asociada a las ideologías políticas dominantes a lo largo del siglo XX –comunismo y capitalismo- y termina subrayando la necesidad social de una educación en los valores cívicos y la toma de conciencia de que ésta no puede obviar el componente intercultural que caracteriza las sociedades del ya mayor de edad siglo XXI.

Una clara manifestación de falta de civismo, diría casi generalizada, es la que padece nuestra ciudadanía en las fiestas populares, y recientemente, en la cada vez más recurrente celebración del botellón, durante las que parece abrirse la veda del esparcimiento de restos y desperdicios de todo tipo en cualquier lugar y hora, amén de la evacuación de aguas menores – a veces incluso mayores - por parte de especímenes humanos de todo género en los sitios más insospechados y frente a los públicos más variados, sin vergüenza ni pudor. Afortunadamente, al menos en la capital vizcaína, el servicio de limpieza urbana suple con creces las carencias de una gran multitud de mal llamados ciudadanos y palía los estragos causados.

En este sentido, desde febrero de 2017, el Ayuntamiento de Bilbao ha lanzado una campaña para promover los valores cívicos de convivencia pública en materia de limpieza y usos del espacio público, y ha habilitado una página web a tal efecto: Bilbao es tu casa. Reconozco que, aunque sensible a estos asuntos, inquieto buscador de temas de interés, atento receptor de informaciones por todos los medios a mi alcance, he venido a tener conocimiento de esta campaña un año después de su lanzamiento. Sin embargo, rompo una lanza en favor de mi municipio por su esfuerzo por contribuir a una educación cívica y quiero aportar mi granito de arena para su difusión.

Incluyo a continuación un interesante vídeo que recoge una experiencia educativa japonesa. Me temo, muy a mi pesar, que algo similar en nuestros centros educativos – en nuestra sociedad occidental -, sería, por el momento, impensable…


El hecho de que ordenen sus propias cosas significa prepararlos para toda la vida.

Thursday, January 12, 2017

Miedo, ¿a qué?

No acabo de entender los temores que ha suscitado la elección de Donald Trump, pues quienes ejercen un poder real en el mundo son otros. Me explico.

No hace mucho, comenté en una tertulia radiofónica que me llamaba la atención la asistencia al Foro Económico Mundial (World Economic Forum, WEF), también llamado Foro de Davos, que cuenta con 1.000 socios (básicamente empresas con más de 5.000 millones de dólares de beneficios anuales) más líderes políticos, sociales y del mundo de la ciencia y la cultura (alrededor de 2.500 participaron en el último celebrado del 20 al 23 de enero de 2016).

2.500 de un total de 7.500 millones de seres humanos sobre la faz de la tierra (esto es, un 0,000033% de la población mundial), de los cuales 62 (individuos) ganan el equivalente al 50% del total de todos sus congéneres (de todos, esto es, de los 7.500 millones).

Teóricamente, los imperios habían prácticamente acabado tras la Primera Guerra Mundial. La Segunda, siempre en teoría, habría terminado definitivamente con los regímenes coloniales, aunque en 2016 el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas considera que todavía existen 17 territorios no autónomos (eufemismo moderno para referirse a las colonias) en el mundo.

A la vista del Foro de Davos y del informe publicado por Oxfam Intermón el 26/02/2013 (Tras la marca. El papel de las 10 grandes empresas de alimentación y bebidas en elsistema alimentario), ¿qué poder real tienen gobernantes como el Sr. Trump o el Sr. Putin? ¿No estaremos ante una nueva forma de imperialismo (o casi me atrevería a decir feudalismo), con emperadores y emperatrices (señores y señoras feudales) casi invisibles, pero que controlan desde la sombra de los mercados y de forma sutil a los aparentemente poderosos de la tierra y nuestros movimientos, mientras nosotros jugamos – creyéndonoslo - a ser libres e independientes, poniéndonos a su servicio, a cambio de protección mientras no peligren sus intereses? Sin duda las condiciones han cambiado, pero el sistema es el mismo de la Edad Media.

En este sentido, Leonardo Boff  ( 5/2016) se posiciona de forma similar en 62 familias tienen un patrimonio igual al de la mitad más pobre de la población de la Tierra. Ese sistema es homicida, biocida, ecocida y geocida.” 

(Adaptación publicada en Ciudad Nueva, Correspondencia. Enero 2017. Primera versión publicada en https://www.facebook.com/juancarlos.duqueametxazurra, 30/09/2016)

Friday, December 02, 2016

Anas al Basha 1992 - 2016

¿Daño colateral? ¿Otro crimen de guerra más - junto a otros miles de los últimos años - que quedará impune? ¿250.000 personas - PERSONAS - atrapadas en Alepo sin comida, ni hospitales, ni posibilidad de recibirlos y, además, bombardeados diariamente?

http://www.lavanguardia.com/internacional/20161201/412322339364/muere-bombardeo-payaso-alepo.html

Tuesday, November 15, 2016



«El miedo es el camino hacia el Lado Oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento. Percibo mucho miedo en ti.» (Yoda)

En estos tiempos que nos han tocado vivir, con unas democracias en equilibrio más que inestable, guerras cuyo fin se antoja más que lejano, vulneración de derechos humanos más que intolerable, implantación de un capitalismo más que voraz, añadiría a la frase de Yoda, como preámbulo a su máxima, que el desconcierto lleva al desánimo y el desánimo lleva al miedo...

Acabo de terminar de leer Van Thuan Libre entre Rejas, de Teresa Gutiérrez de Cabiedes [Editorial Ciudad Nueva (España)]. En esta bella novela histórica, aunque reflejo de una terrible experiencia humana, dice Thuan tras meses de tortura y al acabar una travesía agónica a un destierro en el que aún no sabe qué le depara el destino (p. 134): "Hay algo que sí podemos hacer. Sí. Destruir su odio con amor, como el sol deshace un témpano de hielo. Bastan sus rayos para que se derrita".

Ojalá seamos capaces de reconocer en qué fase estamos y tomar las medidas oportunas para no continuar por la oscura senda...

Tuesday, September 03, 2013

La autora me dejó un lápiz...

(29/05/2013)

La autora me dejó un lápiz para pintar junto a ella...
También me regaló una musa que teje redes de estrellas...
¡Pero mi obra mas bella sois cada uno de vosotros!
Mi mejor canción, mi mayor ilusión, mi sueño más profundo y hermoso...

Vuela como pájaro que eres y surca los cielos más azules... Tu arcoíris te espera para guiar tus pasos.

Nada cual sirena por los océanos de tu ternura y endulza con tu canto mi tiempo y mi espacio.

Con la sagacidad del ratón, recorre los caminos de los miles de laberintos en los que siempre estaré esperándote 

Nuestro ángel cuida nuestros pasos.

¡Os quiero con locura!

Aita

PD - ¡También tenemos un "rino" simpático!

Tuesday, June 11, 2013

En mi viejo San Juan

Foto tomada por mí el 22/01/2008

Hace un par de días, por la Calle Santa María del Casco Viejo bilbaíno, mientras tomaba una copa y fumaba un pitillo, un coro espontáneo entonaba este bello bolero... Y, además, lo hacía muy pero que muy bien...

En mi viejo San Juan
cuantos sueños forjé
en mis años de infancia...
Mi primera ilusión
y mis cuitas de amor
son recuerdos del alma.
Una tarde partí
hacia extraña nación
pues lo quiso el destino
pero mi corazón
se quedó junto al mar
en mi viejo San Juan.
Adiós (adiós, adiós),

Borinquen querida (tierra de mi amor).
Adiós (adios, adiós),
mi diosa del mar (mi reina del palmar).
Me voy (ya me voy),
pero un día volveré
a buscar mi querer,
a soñar otra vez
en mi viejo San Juan.


Pero el tiempo pasó
y el destino burló
mi terrible nostalgia

y no pude volver
al San Juan que yo amé
pedacito de patria.
Mi cabello blanqueó,
ya mi vida se va,
ya la muerte me llama
y no quiero morir
alejado de tí

Puerto Rico del alma.
Adiós (adiós, adiós),

Borinquen querida (tierra de mi amor).
Adiós (adiós, adiós),
mi diosa del mar (mi reina del palmar).
Me voy (ya me voy),
pero un dia volveré


a buscar mi querer
a soñar otra vez
en mi viejo San Juan (bis)


Wednesday, October 03, 2012

Ser o no ser... Existir o "inexistir"...

La luz existe... La oscuridad es ausencia de luz... por tanto, no existe... El frío es ausencia de calor... Y el miedo, falta de valor... Lo que no es, no existe. Lo que es, es y existe. Aunque a veces se esconda...

¿EXISTE EL MAL?
¿Existe el mal? El profesor universitario retó a sus alumnos con esta pregunta."¿Dios creó todo lo que existe?"
Un estudiante contestó valiente: Sí, lo hizo. " ¿Dios creó todo?" "Sí señor", respondió el joven. El profesor contestó, "Si Dios creó todo, entonces Dios hizo el mal, pues el mal existe, y bajo el precepto de que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, entonces Dios es malo". El estudiante se quedó callado ante tal respuesta y el profesor, feliz, se jactaba de haber probado una vez más que la fe Cristiana era un mito.
Otro estudiante levantó su mano y dijo: "¿Puedo hacer una pregunta, profesor?"

"Por supuesto", respondió el profesor.
El joven se puso de pie y preguntó: "¿Profesor, existe el frío?" "¿Qué pregunta es esa? Por supuesto que existe, ¿acaso usted no ha tenido frío?" El muchacho respondió: "De hecho, señor, el frío no existe. Según las leyes de la Física, lo que consideramos frío, en realidad es ausencia de calor. Todo cuerpo u objeto es susceptible de estudio cuando tiene o transmite energía, el calor es lo que hace que dicho cuerpo tenga o transmita energía. El cero absoluto es la ausencia total y absoluta de calor, todos los cuerpos se vuelven inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe. Hemos creado ese término para describir cómo nos sentimos si no tenemos calor. Y, ¿existe la oscuridad?" Continuó el estudiante.

El profesor respondió: "Por supuesto".
El estudiante contestó: "Nuevamente se equivoca, señor, la oscuridad tampoco existe. La oscuridad es en realidad ausencia de luz. La luz se puede estudiar, la oscuridad no, incluso existe el prisma de Nichols para descomponer la luz blanca en los varios colores en que está compuesta, con sus diferentes longitudes de onda. La oscuridad no.Un simple rayo de luz rasga las tinieblas e ilumina la superficie donde termina el haz de luz. ¿Cómo puede saber cuan oscuro está un espacio determinado?Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio, ¿no es así? Oscuridad es un término que el hombre ha desarrollado para describir lo que sucede cuando no hay luz presente".
Finalmente, el joven preguntó al profesor: "señor, ¿existe el mal?".

El profesor respondió: "Por supuesto que existe, como lo mencioné al principio, vemos violaciones, crímenes y violencia en todo el mundo, esas cosas son del mal". A lo que el estudiante respondió: "El mal no existe, señor, o al menos no existe por sí mismo. El mal es simplemente la ausencia de Dios, es, al igual que los casos anteriores un término que el hombre ha creado para describir esa ausencia de Dios. Dios no creó el mal. No es como la fe o el amor, que existen como existe el calor y la luz. El mal es el resultado de que la humanidad no tenga a Dios presente en sus corazones. Es como resulta el frío cuando no hay calor, o la oscuridad cuando no hay luz". 


Entonces el profesor, después de asentir con la cabeza, se quedó callado.
EL JOVEN SE LLAMABA ALBERT EINSTEIN