Friday, October 09, 2020

Todo tiempo pasado fue anterior*

 


[He publicado esta entrada en el Blog de Inteligencia Emocional de EiTB el 09/10/2020]

 * N. del A. El título está tomado de una de las célebres frases de Les Luthiers.

Érase una vez un país lejano en el que las personas, antes de comunicar que habían tomado una decisión, que habían hecho una elección, que asumían un compromiso, que hacían un juramento o unos votos, promesas... se tomaban un tiempo para reflexionar en soledad sobre el paso que iban a dar, como los caballeros medievales durante toda la noche precedente a su toma de armas. Esta fase reflexiva, fruto de una más o menos larga preparación previa, culminaba con un acto público en el que la persona implicada verbalizaba para sí y ante testigos cuál sería su proceder de entonces en adelante: daba su palabra y, en principio, para siempre. 

En 1999 Zygmunt Bauman nos hizo caer en la cuenta de que nuestra era – la de la occidental capitalista-, iniciada tras la Revolución Francesa – aunque él adelanta su génesis a 1755 – ha evolucionado del racionalismo inicial, técnico-industrial después, sólido, a la modernidad líquida, y que ahora vivimos en una sociedad líquida y profesamos un amor líquido. Nuestra realidad se ha instalado en la precariedad, la provisionalidad, el cambio continuo, la experimentación constante de nuevas sensaciones, el meapetecismo, el nada es para siempre:

Hoy la mayor preocupación de nuestra vida social e individual es cómo prevenir que las cosas se queden fijas, que sean tan sólidas que no puedan cambiar en el futuro. No creemos que haya soluciones definitivas y no sólo eso: no nos gustan. Por ejemplo: la crisis que tienen muchos hombres al cumplir 40 años. Les paraliza el miedo de que las cosas ya no sean como antes. Y lo que más miedo les causa es tener una identidad aferrada a ellos. Un traje que no te puedes quitar. Estamos acostumbrados a un tiempo veloz, seguros de que las cosas no van a durar mucho, de que van a aparecer nuevas oportunidades que van a devaluar las existentes. Y sucede en todos los aspectos de la vida. Con los objetos materiales y con las relaciones con la gente. Y con la propia relación que tenemos con nosotros mismos, cómo nos evaluamos, qué imagen tenemos de nuestra persona, qué ambición permitimos que nos guíe. Todo cambia de un momento a otro, somos conscientes de que somos cambiables y por lo tanto tenemos miedo de fijar nada para siempre.

Bauman reconoce, además, que la traslación de este modus vivendi al sector empresarial y productivo incide directamente en la percepción que las nuevas generaciones que consiguen acceder al mundo laboral tienen de ser un estorbo o, y más grave si cabe, de ser totalmente prescindibles.

Para quienes las nieves del tiempo platearon ya sus sienes, y son padres/madres de familia o educadores/as que han crecido, aprendido y han intentado vivir con mayor o menor éxito este valor de la palabra dada y quieren transmitirlo a sus descendientes o discentes, no resulta fácil el empeño. La modernidad baumaniana ya tiene raíces muy profundas y quienes han crecido en ella no conciben, ni pueden entender, otra cosa. Podría, en principio, hacer añorar tiempos pasados, pero quizás la mejor respuesta de la veteranía sería ponerla en práctica y exponerla con sencillez, honradez y humildad. Y aunque el olvido, que todo destruye / haya matado mi vieja ilusión / guardo escondida una esperanza humilde / que es toda la fortuna de mi corazón.

Volver - Carlos Gardel

https://youtu.be/d9r6AAyEsis

 


Bibliografía de referencia

Barranco, Justo (2017, 9 de enero) Pero, ¿qué es la modernidad líquida? La Vanguardia, Cultura, Barcelona. Recuperado de: https://www.lavanguardia.com/cultura/20170109/413213624617/modernidad-liquida-zygmunt-bauman.html

Tuesday, August 25, 2020

Molicie

[He publicado esta entrada en el Blog de Inteligencia Emocional de EiTB el 25/08/2020]

 

CALLICLES. Ya hace tiempo que te lo dije. Por de pronto, por los más poderosos yo no entiendo, ni los zapateros, ni los cocineros, sino los hombres entendidos en los negocios públicos y en la buena administración del Estado; y no solo entendidos, sino valientes, capaces de ejecutar los proyectos que han concebido, sin cejar por molicie y debilidad de alma. (Platón, Gorgias)

Según el Diccionario de la Real Academia, en su segunda acepción, molicie es el abandono invencible al placer de los sentidos o a una grata pereza. Familiar, conocida y actual, ya que resulta ser una actitud bastante generalizada y muy común durante nuestras vacaciones, y, por lo que parece, no tan moderna: hace unos 2420 años, Platón ya aplicó el término en sus diálogos como algo a evitar por parte de las personas entendidas en los negocios públicos y en la buena administración del Estado.

En la réplica final de Sócrates a Callicles, la preciosa historia que imagina que su interlocutor va a tomar por fábula y que él cree que es una verdad, resulta ser una parábola conmovedora, que la fe cristiana no elimina, sino que acoge y valora plenamente (Ratzinger, 2005. P. 98). En pocas palabras, cada mortal va dejando en el alma huella de su actitud y sus actos y, sabedor/a de que finalmente tendrá que rendir cuentas y ser juzgada/o por ellos por Radamanto (población de Asia), Éaco (Europa) y, en última instancia – en caso de dudas, como tribunal de apelación -, Minos, deberá elegir si vivir en la injustica, la mentira, la molicie, la intemperancia, la insolencia y pasar la eternidad en el Tártaro… o bien procurar ser fiel a la verdad, llevar una vida recta y justa y pasarla en las Islas Afortunadas (no confundir con el archipiélago canario).

Esta apelación platónica a la responsabilidad individual podría verse seriamente afectada por la sempiterna cuestión que un alto porcentaje de la ciudadanía, mayormente occidental capitalista, nunca termina de hacerse, tanto si se trata de su vida laboral cuanto si se refiere a su tiempo de ocio: ¿Por qué nunca tengo tiempo?

Francesc Miralles cita las leyes de Parkinson (1957) que aluden a nuestro uso del cronos:
“El trabajo se expande hasta llenar el tiempo de que se dispone para su realización”
“Los gastos aumentan hasta cubrir todos los ingresos”
“El tiempo dedicado a cualquier tema de la agenda es inversamente proporcional a su importancia”

Y subraya las afirmaciones de Cristina Benito, autora de Time Mindfulness (2020), en las que la economista pone de relieve que la falta de tiempo es en realidad una falta de prioridades que tiene su origen en la comodidad, llevando a cabo en primer lugar lo que nos resulta más sencillo. A la percepción equivocada de la productividad y la obligación autoimpuesta de complacer siempre a los demás debemos sumar

El miedo al encuentro con uno mismo. Trabajar y atender compromisos llenan toda la agenda y nuestro espacio mental, lo cual nos impide pensar. Esto nos libera de hacernos preguntas incómodas que se pueden resumir en una: ¿es esta la vida que quiero llevar? (Miralles, 2020)

La ética y sus especialistas nos recuerdan constantemente la importancia de asumir individualmente las responsabilidades y cómo esta actitud influye en el conjunto de la sociedad:

Desde el punto de vista de la ética, cada acto es importante y puede ser bueno o malo. Más importantes son las actitudes, que son predisposiciones que vamos desarrollando por la repetición de actos. Y lo verdaderamente significativo es cómo es nuestro carácter, esa segunda naturaleza, ese modo de ser adquirido que vamos construyendo con nuestras elecciones y que puede tender hacia el bien o hacia el mal. (Echaniz Barrondo, 2020)

Cada acto es importante para definir nuestras actitudes: el negacionismo, la irresponsabilidad, la dejadez, la ceguera al kairós, el apego patológico al cronos… no usar la mascarilla, no guardar las distancias, no seguir las indicaciones de las autoridades sanitarias… no reciclar, tirar un papel al suelo, derrochar agua… mentir, traicionar, no pensar en las y los demás… la crítica desinformada, la manipulación y tergiversación intencionada de las noticias… ¿Es este el estilo de vida que quiero vivir?

SÓCRATES (…) Ningún mal te resultará, si eres realmente hombre de bien, y te consagras a la práctica de la virtud. Después que la hayamos cultivado en común, entonces, si nos parece conveniente, tomaremos parte en los negocios públicos; y cualquiera que sea aquel sobre que tengamos que deliberar, deliberaremos con más acierto que podríamos hacerlo ahora. Porque es una vergüenza para nosotros, que en la situación en que al parecer estamos, presumamos como si valiéramos algo, siendo así que mudamos de opinión a cada instante sobre los mismos objetos, y hasta sobre lo que hay de más importante; ¡tan profunda es nuestra ignorancia! Por lo tanto, sirvámonos de la luz que arroja esta discusión, como de un guía que nos hace ver que el mejor partido que podemos tomar es vivir y morir en la práctica de la justicia y de las demás virtudes. Marchemos por el camino que nos traza, y comprometamos a los demás a que nos imiten. (Platón, Gorgias)

Bibliografía de referencia
Diccionario de la Real Academia. Molicie. Recuperado de https://dle.rae.es/molicie?m=form

Echaniz Barrondo, Arantza (2020, 17 de agosto) Si pudieras volver el tiempo atrás… Recuperado de: http://echanizbarrondo.blogspot.com/2020/08/si-pudieras-volver-el-tiempo-atras.html

Gil Lugo, Wolfgang (2020, 2 de junio). A los que niegan la existencia del coronavirus. Prodavinci, Perspectivas. Recuperado de: https://prodavinci.com/a-los-que-niegan-la-existencia-del-coronavirus/

Miralles, Francesc (2020, 23 de agosto). ¿Por qué nunca tengo tiempo? El País Semanal. Recuperado de: https://elpais.com/elpais/2020/08/17/eps/1597678357_478707.html?fbclid=IwAR3ZsaF-q89czgedthLc_prCEwKIwb5baRG6OEe334_qDIXXh4E700NOZyg

Platón. Gorgias. Recuperado de: http://www.filosofia.org/cla/pla/img/azf05115.pdf

Ratzinger, Joseph, Benedicto XVI (2005). EUROPA, raíces, identidad y misión. Madrid: Ed. Ciudad Nueva

 

Friday, July 03, 2020

No esperes


[He publicado esta entrada en el Blog de Inteligencia Emocional de EiTB el 03/07/2020]

Por salir un poco del monotema, me he puesto a escuchar a Joan Manuel. Como me dicen unos amigos - muy, muy - jóvenes, no soy más que un baby boomer… O sea, tradúzcase como cada cual considere oportuno. ¡Pero, por favor, que nadie me lo diga! Para esta ocasión he elegido el álbum titulado Cada loco con su tema (1983). Tenía yo 22 años…

Serrat, poeta y músico, no ha escatimado esfuerzos para rendir homenaje a la poesía y a las y los poetas… Seguramente habrá conseguido que muchas y muchos nos hayamos acercado, al menos un poco, a este género. Además de con la suya, y por no desviarme mucho del tema, dejo al pie de estas líneas la relación de autores a quienes ha homenajeado poniendo música a sus versos.

Y escuchando, escuchando me puse a escribir…

Veintidós tenía, decía. ¡Ya ha llovido! Aquel año fueron las inundaciones en Euskadi… En agosto, al final de la Aste Nagusia bilbaína… El agua arrasó la capital y varios pueblos de Bizkaia y Álava. Una catástrofe natural… Quienes la vivimos en primera persona todavía nos estremecemos al recordarla. Y hoy, afortunadamente, a pesar de los pesares y el tiempo, como entonces

Prefiero querer a poder,
palpar a pisar,
ganar a perder,
besar a reñir,
bailar a desfilar
y disfrutar a medir.
 
Prefiero volar a correr,
hacer a pensar,
amar a querer,
tomar a pedir.
Antes que nada, soy
partidario de vivir.

 Puse rumbo al horizonte y por nada me detuve. Tenía toda la vida por delante. Por el camino fui encontrando de todo, como en botica. Hubo algunas catástrofes, estas no tan naturales. Pero también tantas y tantos a quienes conservo como oro en paño… Personas que sueñan y creen… Que luchan y viven por anunciar que habrá tiempos mejores… ¡Que se mojan! ¡Que están para lo que haga falta! Vueltas y vueltos hacia afuera. Seres transparentes…

 Y, ¿cómo no? Topé además con personas de doble vida, que dan dolor, que no dan nada... Seres opacos, oscuros… Algunas con quienes todavía tengo algo personal. Se me olvidaban quienes no tienen ni color… Quienes se manejan bien con todo el mundo

 Aún así, no les guardo rencor. Creo que soy un hombre afortunado.


Y, escribiendo, escribiendo, me puse a volar… Y volando recordé que

De vez en cuando la vida toma conmigo café
Y está tan bonita que da gusto verla
Se suelta el pelo y me invita
A salir con ella a escena

Que a veces se muestra desnuda y nos gasta una broma dejándonos sin aliento… O afina tanto con el pincel que hay que andar de puntillas por no romper el hechizo… Tan impredecible que, cuando parece haberse escondido, como si no fuera con ella, dan ganas de cantarle: ¡Querida! …avíseme si volviera, no es por capricho, le juré amor eterno y no quisiera quedar en entredicho.

Pero la elegí para vivirla. Y mis elecciones no van contra las tuyas, no van contra ti, contra los tuyos… Son mías… Solo mías. ¡Perdón si no te gustan! ¡Perdón si no son lo que esperabas…! ¿Quién puede afirmar que no se equivoca? ¡Sigo siendo yo! Yo quiero quererte tal como eres… ¿Puedo pedir que me quieras tal como soy? ¡Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio!

 Y escribiendo, volando y cantando, caí en la cuenta de que no hay que esperar a nada ni a nadie.

No esperes a que se acaben
para desear las cosas más que nunca,
ni a responder las preguntas
cuando los otros se callen.

 No esperes el consentimiento,
ni a que te proporcionen un manual,
ni a que el horóscopo te sea propicio,
ni a que el cielo te mande una señal.

Pandemia mediante, se acercan las vacaciones… No esperes… ¡Descansa, disfruta, vive! Y, por favor, ¡cuídate!

¡Buen verano!

 Bibliografía de referencia

 El Mundo (2013, 25 de agosto). Bilbao recuerda hoy las riadas de 1983, la mayor catástrofe natural. Recuperado de:  https://www.elmundo.es/elmundo/2013/08/25/paisvasco/1377428983.html

 Serrat, Joan Manuel. http://jmserrat.com/

 Serrat, Joan Manuel (1983) Cada loco con su tema. Recuperado de: http://jmserrat.com/discografia/cada-loco-con-su-tema/
1 Cada loco con su tema. Recuperado de: https://youtu.be/ASvx7JoVRgM

2 El horizonte. Recuperado de: https://youtu.be/UZDyzs_anvs
3 Algo personal. Recuperado de: https://youtu.be/ccWi1YCEONw
4 Dejad que cante el muchacho. Recuperado de: https://youtu.be/7FEwPEFfh2Y
5 De vez en cuando la vida. Recuperado de: https://youtu.be/7x4sShxhE38
6 Querida.Recuperado de: https://youtu.be/5kG0aj_bX8g
7 Yo me manejo bien con todo el mundo. Recuperado de: https://youtu.be/wX8oy9W16Kc
8 Sinceramente tuyo. Recuperado de: https://youtu.be/37KRx1lVlbU
9 No esperes. Recuperado de: https://youtu.be/sbLqGaSIY_M

Poetas – algunos en más de una ocasión – protagonistas de la obra de Serrat:

Miguel Hernández (Hijo de la luz y de la sombra, 2009); Joan Margarit, Manuel Vicent (, 2006); Tito Muñoz, Eduardo Galeano, Luis García Montero (Versos en la boca, 2002); Tito Muñoz (Cansiones, 2000); Luis Cernuda, Eduardo Galeano, José Luis Pérez Mosquera (Sombras de la china,1998); José María Fonollosa, Mario Benedetti (Nadie es perfecto, 1994); Mario Benedetti, Joan Barril  (Utopía, 1992); Jaime Sabines, Josep Maria Bardagí (Material sensible,1989); Joan Marsé (Bienaventurados, 1987); Mario Benedetti (El Sur también existe, 1985); Josep Carner, Pere Quart (Fa vint anys que tinc vint anys, 1984); Josep Vicenç Foix, Josep Carner, Josep Palau i Fabre (Tal com raja, 1980); Antonio Machado, Mario Benedetti, Miguel Hernández  (Sinceramente teu, 1980); José Agustín Goytisolo (1978, 1978); Ernesto Cardenal (…Para piel de manzana,1975); Joan Vergés (Per al meu amic,1973); Miguel Hernández (Miguel Hernández, 1972); León Felipe (Mediterráneo, 1971); Antonio Machado (Dedicado a Antonio Machado, poeta, 1969); Rafael Alberti (La Paloma, 1969).

 Además, en el álbum Banda sonora d'un temps, d'un país, 1996, rinde homenaje a sus compañeros de la Nova Cançó y a algunos autores y poetas que influyeron en su desarrollo: Antoni Mus, Antoni Parera Fons, Carles Berga, Delfí Abella, Enric Barbat, Francesc Pi de la Serra, Guillem d'Efak, Guillermina Motta, Isidor Marí, Jaume Armengol, Jaume Sisa, Joan Ramon Bonet, Joan Salvat-Papasseit, Jordi Teixidor, Josep Carner, Josep Maria Andreu, Josep Maria Clua (Ia Clua), Josep Maria de Sagarra, Josep Maria Espinàs, La Trinca, Lleó Borrell, Lluís Llach, Lluís Serrahima, Maria del Mar Bonet, Martí Llauradó, Miquel Porter, Ovidi Montllor, Pau Riba, Rafael Subirachs, Raimon, Toti Soler, Vicent Torrent , Yosu Belmonte.