Wednesday, February 12, 2020

I will always love you (Whitney Houston)


If I should stay, I would only be in your way
So I'll go, but I know
I'll think of you every step of the way

And I will always love you
I will always love you
You, my darling you, hm

Bittersweet memories
That is all I'm taking with me
So, goodbye
Please, don't cry
We both know I'm not what you, you need

And I will always love you
I will always love you, you

I hope life treats you kind
And I hope you have all you've dreamed of
And I wish to you joy and happiness
But above all this, I wish you love

And I will always love you
I will always love you
I will always love you
I will always love you
I will always love you
I, I will always love you

You, darling, I love you
Ooh, I'll always, I'll always love you





Friday, January 31, 2020

Libertad, Igualdad, ¿Fraternidad?

Photo by Yulia Gadalina on Unsplash
[He publicado esta entrada en el Blog de Inteligencia Emocional de Eitb el 31.01.2020]


La Edad Contemporánea, según los historiadores, da comienzo con la Revolución Francesa – 1789 con su famosa máxima Liberté, Egalité, Fraternité - y llega hasta nuestros días. A lo largo de estos 231 años la libertad y la igualdad se han desarrollado, aunque de forma desigual, por casi todos los rincones del planeta.

Durante el siglo XX grandes personalidades como el Dalái Lama, la Madre Teresa de Calcuta, Mahatma Gandhi, Martin Luther King y Nelson Mandela, pusieron en evidencia que había que hacer presente, además, la fraternidad para llevar adelante sus ideales - alguno de ellos dejando la vida en el empeño -, arrastrando tras de sí a millones de personas. Nuestro presente demuestra que aún queda mucho por hacer.

El 22 de enero de 1920, en Trento, norte de Italia, nace Chiara Lubich, fundadora del Movimiento de los Focolares (Obra de María), que en la actualidad cuenta con más de dos millones de personas, presente en 194 naciones y con más de mil proyectos de desarrollo internacional.

Bautizada como Silvia, es la segunda de cuatro hijos. Crece en un momento histórico en el que los católicos del Trentino, laicos y del clero, comprometidos fuertemente con los valores humanos, están enfrentados con, y son perseguidos por, el fascismo totalitario que ostenta el poder político en Italia. A los trece años, al perder su padre el trabajo, tiene que trabajar para mantener a su familia. A los diecinueve, trabaja como profesora de primaria, actividad que compagina con un serio compromiso por los pobres. Atraída por la figura de Clara de Asís (Chiara di Assisi), santa de la que adoptaría el nombre, un 7 de diciembre, a los 23 años, decide darle a Dios toda su vida. Ese día, como ella misma recordaría en muchas ocasiones, Chiara no tenía en su corazón ninguna intención de fundar nada: simplemente se “casaba con Dios”…

Chiara comprende que Dios es lo único que permanece, y es Amor, y junto a sus compañeras viven con una única convicción: quieren dar toda su vida por un Ideal que ninguna bomba pueda destruir jamás. Si ellas murieran en uno de los bombardeos, quieren que las entierren juntas y que en su lápida solamente diga: Nosotras hemos creído en el Amor. Son los albores del Movimiento de los Focolares.

Diecinueve años antes del Concilio Vaticano II, tampoco imaginaba que abriría caminos desconocidos hasta entonces para el diálogo ecuménico e interreligioso, ni que formarían parte de este Movimiento cristianos de distintas iglesias, fieles de otras religiones y personas de convicciones no religiosas.

Pero, ¿cómo era Chiara Lubich? Con motivo de la presentación de la apertura oficial del Centenario de su nacimiento, Andrea Riccardi, fundador de la Comunidad de San Egidio y amigo personal de Chiara, participó en la rueda de prensa que se dio en Roma el pasado 18 de noviembre, y, entre otras cosas, comenta:
El tiempo a veces reduce a las grandes figuras a “estampitas”, las cubre de polvo o las deja en el olvido. Chiara tenía un corazón lleno de santidad, pero no era una estampita, era una mujer verdadera, una mujer “volcánica”, fue alguien que, siendo originaria de la ciudad de Trento, se abrió al mundo. Se marchó de Trento para ir al mundo entero; ésta es la historia de Chiara: de Trento a Roma, y al mundo  (…) En mi opinión, Chiara es una figura importante incluso fuera de la Iglesia porque no fue una figura solamente interna de la Iglesia, por más de que estuviera profundamente enraizada en la Iglesia, pues siempre estuvo proyectada hacia el mundo. No fue una cristiana “de sacristía”, sino que por el contrario amó y miró al mundo. Chiara ha sido un personaje histórico. En una historia del cristianismo del siglo XX hecha en gran medida por hombres que les dejaban a las mujeres algún rincón de mística o alguna experiencia de caridad, Chiara fue una mujer que hizo la historia en todas sus dimensiones: mística, caridad, pero también política, cambio de la vida, pasión. Así la conocí. Tenía una gran capacidad de relación personal, de amistad: tenía el carisma de la amistad, nadie era igual al otro. Era una mujer que se encontraba con miles de personas, y sin embargo, para ella, nadie era igual a nadie. Además, tenía una gran capacidad: la de comunicar una pasión. Fue una mujer apasionada, apasionada por la unidad del mundo. La Unidad es la clave de comprensión de su existencia y de su búsqueda de la paz (…)

Una mujer carismática de nuestro tiempo, conocida por su infatigable acción en favor de la fraternidad universal y de la paz, consiguió transmitir este nuevo estilo de vida también al ámbito civil, la economía y la política. En una entrevista publicada por la revista Zenit en 2002, dice:
– Pregunta: El pasado 29 de noviembre intervino ante el Parlamento catalán con un discurso sobre La fraternidad como categoría política. ¿Qué idea fundamental quiso dejar a su auditorio?
 Chiara Lubich: La idea que he querido dejar es la de la fraternidad universal. Nos encontramos en un período que puede definirse como el de después del 11 de septiembre. Si analizamos este fenómeno, nos damos cuenta de que tiene numerosas causas, pero hay una que es fundamental: el desequilibrio entre países pobres y ricos. Ahí está precisamente el desafío. Hace falta que hagamos algo. No basta la diplomacia, la acción política. Este problema no se resolverá con la guerra. Para solucionarlo hay que descubrir la solidaridad universal, reconocernos como hermanos. En realidad, esto no es nada nuevo. Muchos grandes espíritus de la Historia ya lo habían proclamado. Pienso, por ejemplo, en Mahatma Gandhi, en Martin Luther King, en el Dalái Lama… Pero fue sobre todo Jesús quien nos dejó el mensaje de la familia humana, pues vino a decirnos que todos tenemos un solo Padre. Un Padre que nos ama a todos y a cada uno, sin distinción alguna.Al intervenir en el Parlamento Catalán quise subrayar que es necesario, por tanto, descubrir esta fraternidad universal como categoría política. Ésta es la revolución del amor que necesita ahora el mundo. Ésta es una idea que debe descubrir toda persona comprometida en la vida pública en estos momentos. En el compromiso político, es necesario que, ante todo, los políticos amen y se amen. Esta dimensión está por encima de su posición como miembros de un partido. Expliqué en mi intervención que el Movimiento Político por la Unidad, expresión política del Movimiento de los Focolares, no es una realidad política de partido. En realidad, lo que buscamos es enseñar un modo nuevo de hacer política. Queremos mostrar los caminos del compromiso político presentados por esta visión de la fraternidad universal de la que hablaba.

La vida de Chiara Lubich, al igual que ella misma, no es solamente para ser celebrada, sino para ser tenida en cuenta como fuente inspiradora para la construcción integral de un mundo más unido. El Movimiento de los Focolares celebra en 2020 el centenario de su nacimiento.

Desde 2013 está abierto su proceso de beatificación y canonización.

Vídeo: Desde una nueva perspectiva (2020)
Presentación de Chiara Lubich y el Movimiento de los Focolares




Bibliografía de referencia
Abignente, Lucia (2019). Aquí está el dedo de Dios. El despertar de un carisma. Madrid: Ed. Ciudad Nueva

Centro Santa Chiara. (2019, 5 de diciembre). Volver a escribir la historia de Chiara. Centro Santa Chiara. Recuperado de: https://www.focolare.org/es/news/2019/12/05/volver-a-escribir-la-historia-de-chiara/

Crepaz, Paolo, (2019, 13 de diciembre). El relato de una década de luz. Centro Santa Chiara. Recuperado de:  https://www.focolare.org/es/news/2019/12/13/el-relato-de-una-decada-de-luz/

Innocenti, Anna Lisa. (2019, 8 de diciembre). Centenario: inauguración de la exposición “Chiara Lubich Ciudad Mundo”. Centro Santa Chiara. Recuperado de: https://www.focolare.org/es/news/2019/12/08/centenario-inauguracion-de-la-exposicion-chiara-lubich-ciudad-mundo/

Maccioni, Riccardo. (2020, 21 de enero). Centenario. Chi era Chiara Lubich (Focolari), quello che ha fatto e come sarà ricordata. Avvenire. Recuperado de: https://www.avvenire.it/chiesa/pagine/centenario-chiara-lubich-focolari?fbclid=IwAR1DOPlqIZgPRgW41BEEoQRyvBnpE8l-SYHhvkTtaSpEGdts-yZxxY17ztg

Mundo Hispánico. Redacción, (2002, 15 de diciembre). Entrevista: Chiara Lubich: La fraternidad, única respuesta eficaz al terrorismo. Zenit. Recuperado de: https://es.zenit.org/articles/chiara-lubich-la-fraternidad-unica-respuesta-eficaz-al-terrorismo/




Monday, January 20, 2020

Alubiada Benéfica 2020

Sexta alubiada benéfica en apoyo al proyecto Agua Fuente de Vida. Para apuntarse a comer o participar cocinando en el concurso, se puede hacer a través de este enlace.
También es posible ser Comensal "0"...

¡Anímate!

Vídeo: Agua, fuente de vida y desarollo - Burundi - La historia de una familia
https://youtu.be/I3-phbS72BM






#alubiadabenefica2020 #LivingFraternity #aguafuentedevida

Friday, November 29, 2019

En busca de la felicidad



[He publicado esta entrada en el Blog de Inteligencia Emocional de Eitb el 29.11.2019]

La cultura anglosajona, como la describió Punset, está cimentada en la defensa de la libertad individual y asentada en el principio inviolable, desde el siglo XVII, de que el rey y los ciudadanos eran iguales ante la ley común: individualismo e igualdad.

En la película (2006), basada en hechos reales y homónima a esta entrada, dirigida por Gabriele Muccino y protagonizada por Will Smith y su hijo Jaden, encontramos a Chris Gardner (Will), un hombre que, decidido a darle a su familia una vida mejor, se embarca en un negocio que se malogra y lo arruina, dejándolo sin empleo. Como consecuencia, su mujer lo abandona y en un abrir y cerrar de ojos se queda sin hogar junto a su hijo Christopher (Jaden) que solo tiene cinco años. Tendrá que seguir adelante en unas condiciones absolutamente terribles para ambos y luchar para conseguir un trabajo, alcanzar su sueño y darles a él y a su hijo una estabilidad y la posibilidad de un futuro mejor. Una auténtica loa al sueño americano, referido a los ideales que garantizan la oportunidad de prosperar y tener éxito para lograr una movilidad social hacia arriba.

Enmarcados en la cultura capitalista, basada en la producción y el consumo, entramos directamente en la vida cotidiana de millones de personas que necesitamos consumir. Ahora bien, ¿a qué precio y con qué criterio? La limitada capacidad de liquidez económica de un mayoritario porcentaje de pobladores del mundo y el alto endeudamiento familiar para la cobertura de necesidades básicas son un caldo de cultivo ideal para los especuladores y vendedores de humo.

Es sobre esta base donde radica el éxito de las tan esperadas rebajas comerciales.

Hasta comienzos del siglo XXI, los períodos tradicionales en el Estado Español eran: rebajas de invierno, de principios de enero a finales de marzo, rebajas de verano, del 1 de julio hasta finales de septiembre, y a mitad de temporada, con descuentos menos cuantiosos que en los períodos anteriores, entre marzo y junio y entre septiembre y noviembre. En el ámbito local, un parque comercial vizcaíno ha instituido el Súper jueves, último de cada mes, y en el Casco Viejo bilbaíno, la Asociación de comerciantes dedica cada año tres días del mes de septiembre - de jueves a sábado - para el Ganga Market, días en los que se pueden disfrutar de interesantes rebajas.

Como nos llegó la moda de Halloween, nos han llegado también el Black Friday y el Cyber Monday, dos fechas que tratan de estimular el comercio (¿o el consumo?) en días clave.

Según algunas fuentes, el término Black Friday se originó en Filadelfia tras el caos circulatorio generado el viernes siguiente a Acción de Gracias, quizás en 1961, cuando, tras una situación de continuas pérdidas, los comercios decidieron bajar tanto sus precios que provocaron así una afluencia masiva de clientes. De este modo pasaron de los números rojos a los números negros (black), por el tipo de tinta usado para la contabilidad amanuense, y este es otro de los posibles orígenes del término.

Unos cien años antes, el viernes 24 de septiembre de 1869, dos financieros de Wall Street, Jim Fisk y Jay Gould, tras una operación millonaria de compra especulativa de oro, se arruinan debido a la caída de ese mercado bursátil en el que se denominó el viernes negro.

En los últimos años se ha sugerido otra posible génesis del término. A principios del siglo XIX en las plantaciones sureñas de los recién nacidos Estados Unidos de América, los plantadores compraban esclavos a buen precio, disfrutando de los descuentos aplicados el primer viernes tras el día de Acción de Gracias.

El Cyber Monday, celebrado el lunes inmediatamente posterior al Black Friday, parece que nació en 2005 y tiene como principal objetivo la realización de compras online.

Citando a José María Rodríguez Oloaizola, «¡Es barato! ¡Hay que aprovechar!» Un imperativo parece instalarse hoy en el ambiente. ¡Compra!

Aprender a compartir (Foto: PINTEREST)
Frente a estos estímulos que nos bombardean por todas partes existían ya, o han surgido más tarde, algunas iniciativas de amplio alcance que nos invitan a ser menos individualistas y más altruistas. Muy cerca de nosotros y una semana antes, el Banco de Alimentos (creado en 1995) hace una recogida solidaria de alimentos que, posteriormente, a lo largo de todo el año, serán distribuidos por las asociaciones y ONGs con las que colaboran entre quienes las necesitan. El Fair Saturday, nació el 29 de noviembre de 2014 de la mano del profesor de la Universidad de Deusto Jordi Albareda Ureta, como una alternativa al consumismo compulsivo, e impulsa el activismo social y cultural. El Giving Tuesday, surgió en Estados Unidos en 2012, promovido por la ONG 92Y Street, y busca potenciar la colaboración de organizaciones y personas para la recaudación de fondos para proyectos sociales y colaborar con acciones solidarias.

Los investigadores llevan años constatando que el consumo desaforado, lejos de contribuir a incrementar la sensación de felicidad, como toda adicción, tarde o temprano produce el efecto contrario.

Como indica el Dr. Enrique Pallarés:
El gastar bien el dinero es un arte y una ciencia. Los psicólogos han propuesto algunos principios, resultado de estudios empíricos, para que el consumo sea más rentable desde el punto de vista de la satisfacción personal. Porque la satisfacción que puede producir el dinero no está tanto en la cantidad como en gastarlo adecuadamente. La profesora canadiense Elizabeth Dunn y otros colegas investigan esta cuestión y han propuesto algunos principios para consumir y gastar de forma satisfactoria. Me referiré a algunos de ellos.

Y continúa haciendo hincapié en optar por varias pequeñas satisfacciones en lugar de por una grande aislada, evitar o reducir las comparaciones, pagar ahora y consumir después, para terminar con el compartir bienes materiales –o tiempo– con otras personas.

Volviendo a Rodríguez Olaizola:
Sé que vivimos en una sociedad y una economía que funciona gracias a la producción y el consumo. Pero eso no es un eximente ni una justificación para cualquier forma de consumo. Hoy no estaría de más explorar la vuelta a una austeridad vital que sea, también, una forma de libertad y de justicia. Se impone una mirada cuerda a las posibilidades de nuestro mundo. Lo más barato no es comprar barato, sino no comprar lo que no necesitas.

Es necesario, hoy más que nunca, además de tener una información fidedigna y lo más completa posible de nuestra realidad, caer en la cuenta de que tenemos la obligación de tomar las riendas de nuestros impulsos y no olvidar que el futuro (¡y el presente!) es cosa de todas y de todos. Y, además, como corrobora la ciencia, contribuye a encontrar la felicidad.

Bibliografía
Cinco comportamientos que te harán más feliz. Entrevista a Laurie Santos, profesora de Psicología de la Universidad de Yale, por Zuberoa Marcos, periodista y doctora en Biología Celular y Molecular por la Universidad de Navarra y máster en Comunicación Científica, Médica y Medioambiental por la Universidad Pompeu Fabra.
Versión completa: https://youtu.be/_3mrA1_Hctk (33:19)



Friday, November 01, 2019

Similitudes y concomitancias

Humo por las orejas (foto: www.lizmorrisontherapy.com)
[He publicado esta entrada en el Blog de Inteligencia Emocional de Eitb el 01.11.2019]

2002 comenzó con la entrada triunfal de doce países de la Unión Europea en el Euro. De un día para otro, y en plena cuesta de enero, pudimos ver que los precios habían subido exponencialmente, mientras que nuestros salarios fueron minuciosamente traducidos al nuevo lenguaje monetario - ¡se incluían hasta tres decimales! - y nadie movió ni un dedo

La telefonía móvil iniciaba su expansión y las redes sociales eran por aquel entonces pura ciencia ficción. Por citar cronológicamente algunas de las más usadas, Linkedin nacería ese mismo año, Facebook lo haría en 2004, Twitter en 2006, Whatsapp en 2009 e Instagram en 2010. Asimismo, el uso de ordenadores personales – ¡de mesa, fijos! - era un lujo que pocos podían permitirse.

Aunque ahora parezca mentira, había cinco canales televisivos (¡analógicos!) de ámbito nacional – Antena 3, Canal+, La2, Telecinco y TVE-1 –, una decena en algunas Comunidades Autónomas y en Euskadi dos: ETB1 y ETB2. El acceso a cadenas internacionales era posible únicamente a través de antenas parabólicas – ¡vía satélite!… Aquellas, junto a las emisoras de radio y la prensa escrita, constituían el elenco de medios de comunicación social (MCS) del momento.

Tres meses antes habían caído las Torres Gemelas de Nueva York…

El ambiente sociopolítico de aquel año capicúa en España era convulso y tenso. Para muchos de quienes lo vivimos resulta difícil no echar la vista atrás y encontrar demasiadas similitudes con lo que ha venido ocurriendo durante estos dos últimos años: entonces éramos los vascos, hoy son los catalanes.

El 29 de mayo de 2002 los obispos Ricardo Blázquez y Carmelo Echenagusia, titulares de la diócesis de Bilbao, Juan María Uriarte, de la de San Sebastián, y Miguel José Azurmendi, de Vitoria publicaron una atrevida, pero necesaria, carta pastoral conjunta (Preparar la Paz), cuya lectura recomiendo. De los diez apartados que componen la pastoral, citaré algunos extractos de tres de ellos que demuestran su – tristemente - rabiosa actualidad. Los resaltados en negrita son míos. Los textos hablan por sí mismos.

1. Marcados por el desacuerdo y la incomunicación
(…) Nos parece que el desacuerdo político es, en gran medida, origen y fruto de una grave incomunicación. Una sociedad bastante bien avenida en muchos aspectos de su diaria convivencia, se encuentra, sin embargo, surcada por la incomunicación política. (…) La comunicación en los puntos candentes está, al día de la fecha, bloqueada. Una gran parte de la ciudadanía no acaba de comprender que el vehículo de relación más socorrido consista en un intercambio de mutuas censuras a través de los MCS (…).

Diecisiete años después, tras la eclosión de las redes sociales, los medios de comunicación social tradicionales han sido superados con creces. Sin embargo, como señala Juan Pagola en Política crispada, sociedad enfrentada,
(…) En el tiempo de la comunicación no sabemos qué pasos debemos dar para encontrarnos, interactuar e intercambiar ideas, opiniones, expresiones, lenguajes, discursos, relatos opuestos… En la época en la que más instrumentos tenemos para que fluyan los mensajes, menos propuestas serias y responsables compartimos con el ánimo de que sean escuchadas y valoradas. (…) En la sociedad de la información, de la inmediatez y del espectáculo, toda reflexión, negociación o administración de cualquier problema de orden social o político se convierten en un show. (…)

Guste más a unas o menos a otros, o viceversa, existe una realidad innegable en cuanto a los sentimientos. En la primera parte de la siguiente cita, sustitúyase vasco por catalán.

5. Gestionar el conflicto entre identidades nacionales contrapuestas con miras a la paz.
La pacificación de este país entraña, desde luego, la desaparición de ETA y el limpio esfuerzo concertado para combatirla. Pero los problemas que es preciso resolver para alcanzar la paz no terminan ahí. Para comprender y sortear las dificultades para la paz en nuestra tierra es preciso enfocar correctamente otra realidad que viene de lejos. Todos los sondeos revelan con obstinada estabilidad la coexistencia de identidades nacionales total o parcialmente contrapuestas y, a veces, conflictivas. Unos se sienten “sólo vascos”; otros “solamente españoles”; otros “más vascos que españoles”; otros “más españoles que vascos”; otros, en fin, “igualmente vascos y españoles”. 

Todos son ciudadanos de pleno derecho
en esta comunidad y deben ser respetados como tales. Esta pluralidad conflictiva de identidades está reclamando el hallazgo de una fórmula de convivencia en la que cada uno de los grupos modere sus legítimas aspiraciones políticas en aras de una paz social que es un valor notablemente más precioso y necesario que el imposible cumplimiento de todas las aspiraciones de todos los grupos. “En la casa común hemos de caber, apretándonos, todos aquellos que por la palabra o por los hechos no se autoexcluyan de un proyecto compartido” (“Votos para la paz”, pp. 5-6). No vemos otro camino que respete las identidades y prepare la paz. El afecto por la casa común no puede ser impuesto. Surge de la comunicación confiada. Se alimenta del proyecto compartido y asumido voluntariamente. Se malogra cuando quiere imponerse por la fuerza ciega o por el puro imperio de la ley (…).

Es un hecho constatado que una gran mayoría de la población, independientemente de sus opciones políticas, es sensible a la inclusión, no a la exclusión, y desea que se llegue a una pronta solución que restaure la paz social. Y es ahí donde todos y todas deberíamos asumir nuestras responsabilidades.

(…) Es preciso gestionar con delicada sabiduría esta pluralidad de identidades contrapuestas para no convertirla en “guerra de identidades”. Los gobiernos de Madrid y Vitoria, los partidos políticos y los MCS pueden, con sus palabras o sus acciones, atizar o desactivar el conflicto. Algunas decisiones de gobierno, determinadas declaraciones de políticos, ciertas intervenciones en MCS favorecen más la radicalización que la concertación. 

9. Optar por la paz
(…) Optar por la paz significa no manipularla (…)
Optar por la paz comporta para cada una de las opciones políticas una disposición a recortar “mi proyecto” de país para que pueda surgir en el intercambio “nuestro” proyecto compartido. (…)
Optar por la paz significa apoyar efectivamente a los movimientos sociales que (…) procuran abrir caminos que un día más o menos próximo puedan disipar la larga y penosa pesadilla que estamos padeciendo en este pueblo.
Optar por la paz lleva consigo ofrecer signos de distensión y de aproximación. (…)
Optar por la paz entraña educar para la paz especialmente a las jóvenes generaciones, suscitando en ellas el pensamiento crítico, la conciencia ética, la sensibilidad por toda vida humana, el respeto al diferente, el sentimiento de pertenencia a un mismo pueblo plural, el compromiso a favor de la reconciliación social.
Optar por la paz lleva consigo para los creyentes orar incesantemente por ella, manifestando al Señor nuestras dificultades para conseguirla y ofreciéndole nuestras manos para construirla.

Como decía Gandhi, no hay camino para la paz, la paz es el camino.
  
Vídeo: La PALABRA al servicio de la PAZ, Adama Dieng. Asesor Especial del Secretario General de la ONU sobre la Prevención del Genocidio.


Friday, October 04, 2019

La altura de mi listón

Quino. #MafaldaQuotes.
[He publicado esta entrada en el Blog de Inteligencia Emocional de Eitb el 04.10.2019]

Tolerar, en su cuarta acepción del Diccionario de la Real Academia (DLE), se define como respetar las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias. De ahí se deriva tolerancia como la acción y efecto de dicho verbo. Pero en este caso el DLE eleva el rango definitorio a la segunda posición de la entrada: respeto de las ideas, creencias o prácticas… diferentes o contrarias a las propias.

Hubo en tiempos de Teseo un personaje apodado Procusto [Procrustes (estirador)] y conocido como Damastes (avasallador o controlador), Polipemón (muchos daños) o Procoptas. Cuentan que era un bandido que ofrecía posada a los viajeros solitarios. Tras convencerlos con artimañas y engaños, cuando estaban dentro los acostaba y ataba en una cama de hierro, ajustable, que nunca coincidía con las dimensiones del desventurado huésped. Si la estatura era mayor, cortaba lo que sobresalía del camastro – cabeza y extremidades - o, si era menor, estiraba sus miembros descoyuntándolo hasta que encajase en el lecho.

Hazañas de Teseo. Kodros. Ciclo de las hazañas de Teseo: en el centro, el Minotauro; alrededor, en sentido horario desde la parte superior, Cerción, Procusto, Esciro, toro, Sinis, puerca. Kylix ática de figuras rojas, ca. 440-430 a. C. De Vulci.
De este modo, el mito del lecho de Procusto pasó a la literatura universal como sinónimo de uniformidad para referirse a aquellas personas que quieren adecuar la realidad a la estrechez de sus intereses o a su particular forma de verla e imponerlas a quienes les rodean, mutilando a quienes sobresalen o estirando a quienes no llegan. Pretenden siempre que nos acostemos en el lecho de Procusto.

Cuando existe incapacidad  para reconocer como válidas las ideas de otras personas, o miedo a ser superado/a (o cuestionada/o) profesional o personalmente - la envidia, los celos, etc. – la psicología habla del Síndrome de Procusto. En la vida contemporánea occidental se nos pide ser excelentes, eficientes, proactivos, que desarrollemos al máximo nuestras capacidades creativas y de originalidad. Sin embargo, en muchos – demasiados – entornos vitales o profesionales se busca – mejor dicho, se impone - la uniformidad y se desprecia a quien despunta o a quien, sencillamente, es diferente, promoviendo su humillación y aislamiento, y facilitando así su acoso familiar, escolar, laboral, político, social…

Por terminar la historia: pasó un día Teseo por allí y se hospedó en casa de Procusto. El rey-héroe le aplicó al bandido su propia medicina: lo redujo, lo ató a su cama y lo descuartizó convenientemente. ¡Fin de la pesadilla ateniense!

Me considero una persona abierta al diálogo y bastante empática. Sin embargo, he caído en la cuenta de que cuando alguna de mis hijas o de mis hijos me plantea cuestiones que para él o para ella resultan vitales pero que no coinciden con mis criterios, opiniones, tradiciones, creencias, conocimientos, etc. no me resulta tan sencillo intentar entenderles a la primera o simplemente escucharles y charlar con ellos como lo hago con mis amistades en situaciones similares. En estos casos el listón de mi tolerancia se sitúa muchas veces demasiado bajo y en ocasiones pierdo los estribos. También tengo una cierta edad y, cuando en casa o en el trabajo algo cambia o alguien mueve algo de su sitio habitual, noto cómo me sube la bilirrubina.

Otro contexto en el que afloran la intolerancia y la intransigencia es el deporte. Afortunadamente no soy futbolero – aunque sí del Athletic - pero oigo a los comentaristas deportivos y a aficionadas y aficionados enfervorizados despotricar del equipo contrario, o de algún jugador en concreto, como si no hubiera un mañana.

En el ámbito político, cada día nos despiertan con declaraciones demoledoras, repletas de posturas intransigentes, tanto en lo local, cuanto en lo nacional e internacional, que azuzan a la población a atiborrar las redes sociales de ecos que más bien parecen ladridos de una jauría…

Teseo no va a venir a liberarnos de los Procustos que nos rodean o del que quizás anida en mayor o menor medida en nuestro carácter. Tal vez sería aconsejable aprender a detectarlo y mantenerlo a raya cuanto antes…

[Entrada publicada también en Ciutat Nova, Blog (castellano) (catalá) Noviembre 2019]